En nuestro afán de ofrecer lo mejor a nuestros pacientes, y para proporcionar tratamientos sin dolor, hemos incorporado la aplicación de la técnica de la sedación consciente a determinados grupos de pacientes.

Esta técnica es realizada por anestesistas que controlan, monitorizan y sedan al paciente ayudando a que el acto operatorio sea mucho más agradable.

La sedación endovenosa NO es una anestesia general

Consiste en conseguir sedar y relajar al paciente de manera agradable y controlada, dejándole “medio adormecido” durante el acto operatorio, con una recuperación a la normalidad a los pocos minutos de finalizar el tratamiento.

La sedación consciente consiste en conseguir un nivel de relajación adecuado administrando  medicamentos por vía oral o respiratoria, seguido y mantenido por medicación por vía aérea y/o intravenosa. Contamos con la sedación como procedimiento alternativo que reduce los niveles de ansiedad y excitación.

Es útil para aquellos pacientes que son incapaces de eliminar su “miedo” inconsciente al tratamiento odontológico o que no lo pueden controlar. Es muy eficaz en pacientes infantiles que suelen manifestar que tienen miedo, que cierran la boca, que gritan o que no se dejan explorar. También es recomendable para niños con discapacidades psíquicas imposibles de tratar, siempre que sean previamente valorados para hacerles tratamiento con sedación consciente.

Ventajas de la sedación consciente:

  1. Tranquilidad y confort durante el tratamiento
  2. Relajación
  3. Técnica altamente segura
  4. Mejora de las condiciones de trabajo operatorio del dentista
  5. Recuperación cómoda y rápida

Si eres una de las personas con miedo incontrolado al dentista, tienes niños revoltosos o un familiar con una discapacidad, no dudes en solicitarnos la aplicación de la sedación consciente.