Sedación consciente y anestesia general en el dentista

Sedación consciente y anestesia general en el dentista

La odontología sigue avanzando no solo en las técnicas empleadas, sino también en la calidad y seguridad de los tratamientos. Además, cada vez son más las facilidades que ofrecen las clínicas dentales para que la visita al dentista sea lo más agradable posible. En este sentido, nuestros centros disponen de dos procedimientos diferentes con indicaciones independientes, claras y precisas: sedación consciente y anestesia general.
Hay pacientes que son candidatos a la sedación consciente o a la anestesia general por sus características. Por un lado, están esas personas con miedo al dentista y, por otro, personas incapaces de colaborar con el dentista, ya sea por deficiencia física, psíquica o por su edad.

Sedación consciente y anestesia general

Sedación consciente

Candidatos: pacientes que sientan ansiedad al ir al dentista, ya que ese “estrés” causado por el miedo les genera una menor tolerancia al dolor y dificulta el trabajo del dentista.
La sedación consciente es una alternativa que sirve de ayuda en la práctica odontológica y tiene muchas ventajas para el paciente. Se trata de una técnica que consiste en conseguir que el paciente llegue a un nivel de relajación adecuado y así reducir los niveles de ansiedad y excitación.
Para sedar al paciente, se administra medicación por vía oral o respiratoria y se mantiene por vía intravenosa. Durante el tratamiento, el paciente responde a todos los estímulos que se le solicitan y es consciente de todo lo que está ocurriendo. Cuando finaliza el procedimiento, el paciente se recupera en pocos minutos y vuelve a la normalidad.

Anestesia general

Candidatos:

  • pacientes incapaces de colaborar, comprender o tolerar su tratamiento ya sea por deficiencia física, psíquica o por tratarse de pacientes infantiles
  • pacientes con pánico al dentista
  • pacientes que quieren disminuir las visitas al dentista y realizar el tratamiento de una vez

Se trata de una técnica que permite realizar cualquier tratamiento dental con máxima seguridad. Es una forma de solucionar los problemas dentales de aquellos pacientes con los perfiles mencionados anteriormente.
A diferencia de la sedación consciente, la anestesia general es un estado reversible de inconsciencia. De hecho, con la aplicación de la anestesia, el paciente queda completamente dormido y no es consciente del tratamiento dental que se le está realizando. El paciente pierde la sensación de dolor en todo el cuerpo. Una vez terminado el procedimiento, el paciente despierta y se recupera con total normalidad.

Hoy en día, ir al dentista no tiene por qué ser una experiencia traumática. Existen técnicas como la sedación consciente y anestesia general que permiten llevar a cabo los tratamientos dentales de una forma rápida, segura y eficaz. En otras palabras, son técnicas que evitan que el miedo al dentista influya en tener una boca sana y bonita.

[button id=»» style=»filled-small» class=»» align=»» link=»https://www.iceodental.com/es/contacto/» linkTarget=»_self» bgColor=»accent1″ hover_color=»accent1″ font=»24″ icon=»» icon_placement=»left» icon_color=»»]¿Te has sentido reflejado en este artículo o tienes algún familiar o amigo con estos perfiles? Consulta tu caso con el dentista para saber cuál es la mejor opción. [/button]